bailar-sin-negarse

Bailar sin negarse

A menudo me encuentro gente que me dice “no sé hacer esto o lo otro” y he de reconocer que me da bastante rabia porque es una frase nacida de creencias infundadas. La no capacidad sobre algo viene dada por una creencia férrea de que “eso no es posible”. Creo que, independientemente de la carga genética que poseamos y salvando la mayoría de los casos, las aptitudes son sólo cuestión de horas y empeño. Si de verdad quieres hacer algo sólo tienes que invertir tiempo para perfeccionarlo. En mi caso siempre lo veo como una inversión en horas, ya que creo que es la unidad más representativa. Una actitud de inversión de tiempo es la única forma de mejora y crecimiento. Las abuelas no nacieron sabiendo hacer platos perfectos. Te aseguro que todos los que empezaron “hicieron buenos churros”, incluso tu abuela. La clave está en no desistir, en querer mejorar, en particionar el tiempo y emplearlo en aquello que realmente te mueve.

Normalmente la gente que se niega atribuye las capacidades ajenas a una especie de “don” que es dado a cada cual. Pero es curioso que nunca se creen capaces de tener ellos algún don. Cuando lo más probable es que tengan su don o dones por activar.

La excelencia viene de mano de las horas.

La decisión, una vez más, es la llave que diferencia al “que sabe” y al “que no sabe” (demostrado queda que, mayormente, por conveniencia). Sobretodo en este mundo tecnológico en el que, afortunadamente, hay un mayor intercambio libre de información y conocimiento.

En el arte uno de los mayores objetivos es expresar humilde y transparente, ya sea la disciplina que sea. Pero resulta que a veces hasta lo más sencillo puede ser arte si viene impulsado por un torrente de sentimiento. Una de las negaciones típicas es “no me sé expresar”. No nos damos cuenta que las palabras, cuando van acompañadas de un sentimiento, por sencillas que nos parezcan pueden contener una carga enorme.

Os quiero traer una bella historia a colación del tema extraída de este hilo de hispasonic. Resulta que Tommy Torres, músico y compositor de estrellas mundiales como Ricky Martin, Alejandro Sanz o Arjona, creó una maravilla lección de no negación ante los mensajes de un fan.

Incialmente este último le pidió ayuda con una chica mediante dos mensajes (leer antes el mensaje inferior):

tommytorresfan

Ante lo cual Tommy, tras un periodo de tiempo, le respondió de la manera que mejor sabe:

Aunque fuera una excelente campaña viral no cuesta imaginar que esto suceda realmente. Sobretodo porque todos conocemos gente que se niega. ¿Qué tal si nos miramos al espejo sin decir no?, ¿qué tal si iluminamos a otros con nuestro propios sueños? ¿Qué tal si bailamos sin negarnos?

Hay una película llamada “Coach carter” que tiene una cita maravillosa que dice que nuestro mayor miedo, nuestro miedo más profundo, no es no encajar sino brillar… como lo hacen los niños. “Es nuestra luz, no la oscuridad lo que más nos asusta”:

Entonces…

Todos deberíamos expresarnos sin negarnos. Bailar sin cuestionarnos a cada paso… Abrir las manos y sentir que volamos. No lo cuestiono, simplemente vuelo.

A brillar se ha dicho. Todo lo demás es una pérdida de tiempo.

Román Reyes