7902371466_cfcdd6c800_z

Cerrar los ojos, percibir tu entorno. Sentido a sentido. Vivir el agua, el frío, sentirte…
Conocerse es una labor perenne, pero que puede hacer bellamente eterno tan sólo un momento. Cerrar los ojos para abrirlos (aún teniéndolos todavía cerrados).

Por Román Reyes