From Relatos capicúos

my_other_love_by_beauty-d3k0miw-s

Cada vez que miraba el reloj veía como una luna, simétrica, perfecta. Le hablaban al oído las horas que pintaba. Y como si de una flor se tratara, cogía con suave firmeza su futuro y lo firmaba en el presente, como el mejor regalo para sí mismo: positivismo.  © Román Reyes